Seleccionar página

El estrés y la ansiedad pueden agravarse no sólo por lo que se come, sino también por la forma en qué se hace.

Es importante tener consciencia cuándo, cómo y CON QUIÉN comemos.

En periodos de estrés y ansiedad nos sentimos muy agitados emocionalmente. Esta agitación se traduce en unos síntomas que nos permiten ver, desde fuera, que existe un cierto nivel de estrés y ansiedad no adaptativo.

Estrés comida y emociones una combinación peligrosa.

Los síntomas pueden ser muchos y de muchos tipos; pero sin duda, uno de ellos es nuestra relación con la comida. Generalmente suele cambiar, lo que a su vez puede traer cambios, también, en nuestra salud física y nuestra figura.

Observamos que el estrés produce cambios en nuestro patrón de ingesta porque, en los momentos en que lo estamos sufriendo, variamos nuestra manera de comer. Generalmente, el estrés puede producir dos respuestas relacionadas con la comida:

1) Puede aumentar la ingesta de alimentos:

No solo nos puede hacer comer más, sino hacerlo de manera compulsiva, muchas veces sin existir sensación de hambre. El estrés puede ignorar la sensación de saciedad, por lo que comemos mucho más de lo que nuestro organismo necesita. Además, los alimentos que se ingieren en épocas de estrés suelen ser los menos sanos.

2) Puede disminuir la ingesta de alimentos:

Parece que el estrés sea capaz de “cerrar el estómago” y, aunque podamos sentir sensación de hambre, pensar en ingerir cualquier alimento nos puede crear tal sensación de náuseas que nos puede quitar, aún más, las ganas de comer.

Es frecuente que cada persona experimente en mayor medida una de estas dos respuestas, aunque existe la posibilidad de experimentar las dos en diferentes épocas de estrés.

Puntos que tenemos que observar y mejorar:

  • Observar por un segundo tu estado antes de comer, si estas nerviosos, con prisas, hablando rápido o si estás relajado y con la disposición de disfrutar de los alimentos que vas a degustar. Recuerda que no solo te alimentas de productos comestibles, también tu cuerpo se alimenta de emociones y si no me crees prueba a comer enfadado y luego me cuentas, qué tal te fue la digestión.
  • No comer demasiado rápido o mientras andas; comer sentado y sin mirar TV, normalmente no recibes buenas noticias en el telediario o en otros programas de información, por lo que tendrás malas digestiones, casi seguro.
  • Es importante también el lugar donde comamos, si comes fuera de casa, intenta buscar un lugar que te sea agradable.
  • Planificar, organizar las comidas y respetar los horarios de comida; es importante para que no te cree mucha ansiedad ni desequilibrio el no tener un orden, pero también debes saber que si un día no lo cumples, no pasa nada, no te estreses por eso. Pero si te organizas estoy segura que tendrás tiempo para comer sano y disfrutar.
  • Porque es importante “con quién comer” pues la sencilla razón que he explicado antes, comemos emociones, por tanto si tu cada día comes con ese compañero pesado que solo habla de otros compañeros o de lo duro que es tu jefe, evidentemente tu comida te sentará mal. Prueba a comer un día solo mirando al horizonte en un lugar que te guste y comprueba por ti mismo la diferencia.
  • Utilizar preferiblemente las formas de cocción menos grasas: planchas, parrillas, asados, al vapor y cocciones en agua.

Algunos alimentos cocinados al horno ayudan a relajarse y a conciliar el sueño. Por ejemplo, calabazas, boniatos, patatas, yuca…

A su vez, un objetivo principal es mantener la salud intestinal para garantizar la formación de los neurotransmisores necesarios.

En casos de estrés de larga duración, podemos complementar la dieta con algún adaptógeno como la ashwaganda, el regaliz o la rodhiola.

Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina. (Hipócrates)

Respetar estos hábitos te ayudarán a digerir y asimilar adecuadamente la comida, favorecerá la absorción de nutrientes y le evitará molestias digestivas e intestinales. Come bien. Una nutrición equilibrada es fundamental para mantener una salud general, pero también para poder manejar mejor nuestra ansiedad y regular el estado de ánimo.

NAMASTÉ

Copy link
Powered by Social Snap