La autoestima

La autoestima se puede medir en una escala de mayor a menor. Tener poca autoestima tiene sus desventajas, y tener demasiada autoestima también puede ser negativo. Las personas con mucha autoestima pueden acabar siendo personas engreídas, narcisistas y ególatras. Como en todo en la vida debe estar en su justa medida.

Las personas con baja autoestima pueden parecer socialmente retraídas o calladas, negativas, inseguras, indecisas, infelices o incluso enfadadas con el mundo. Es más probable que se encuentren en relaciones no saludables, tengan miedo al fracaso y se preocupen por lo que piensan los demás.

Por otro lado, aquellos con alta autoestima, la mayoría de las veces, sienten un fuerte sentido de autoestima y valor, sentimientos de confianza y aceptación. Tendrán mejores relaciones, se cuidarán más, harán mejores cosas por ellos mismos y serán resilientes. No temen tanto en decir lo que piensan, desde la humildad por supuesto, no se trata de dañar a los demás.

Los problemas de autoestima.

Se encuentran esencialmente en la brecha entre quién eres ahora y quién crees que deberías ser. Paradójicamente, la mayoría de las causas de la baja autoestima se derivan de cómo otros te ven o te tratan, pero la solución para aumentar tu autoestima es algo que debe venir de dentro hacia afuera y no de fuera hacia dentro.

Desarrollar tu autoestima no es una tarea fácil, pero es una inversión que vale la pena. Una vez que consigas tener una buena autoestima, obtendrás muchos beneficios y recompensas de por vida.

Si no consigues cosas es problema de tu autoestima, lo que esta entre “Maria” (por ponerle nombre al ejemplo) real y la “Maria” que quieres ser es un problema de autoestima, nada más.

La falta de empoderamiento interior hace que no llegues a tus objetivos, habrá algunos problemas fuera como económicos, relaciones, trabajo en fin… lo de todo el mundo, pero esto se puede ajustar si tu autoestima es fuerte sino aún estando todo en orden seguirás cojeando y sin llegar a tus objetivos.

Tu concepto es lo que tu te dices a ti misma, esto es relativamente fácil de cambiar, pero los que otros te dicen desde pequeña esta en tu inconsciente y se trata de una trabajo más profundo de modificar pero no imposible, de hecho yo lo he conseguido y decidas de mujeres con las que he trabajado también.

¿Cómo conseguirlo?

Para saber donde te encuentras en este momento, mira donde cojeas, es decir, tienes que saber “Quién quieres ser” y que actitudes te faltan para conseguirlo.

Debes crear tu propio modelaje y a partir de ahí trabajar en ello.

Como te hable en el articulo anterior, te lo dejo aquí si no tuviste la oportunidad de leer, para mí la PNL lo es todo, y en este caso esta técnica es muy efectiva, yo la uso y millones de personas en el mundo la practican a diario.

El papel de las creencias en la autoestima

Las creencias son generalizaciones sobre causas, significados y límites relacionados con el entorno, las conductas específicas, las capacidades y la identidad. Junto con los valores, son las fuentes más importantes que conforman nuestra forma de ser. Las creencias no tienen por qué basarse en un marco lógico necesariamente. De hecho, muchas destacan por su falta de lógica, a pesar de lo cual seguimos intentado ajustarlas a nuestra realidad rechazando cualquier otra idea contraria.

Las creencias limitantes impiden desarrollar la autoconfianza. Pensar “soy un fracasado”, “no soy importante”, “me faltan fuerzas para actuar así”, “estoy gorda”, “No valgo para nada” son algunos ejemplos de frases que las personas se formulan constantemente y en las que acaban creyendo.

La autoestima se encuentra en el lado contrario, nos permite tener la certeza de que se poseen los recursos internos necesarios para superar las dificultades y utilizarlos.

Revertir las creencias limitantes

Para cambiar creencias limitantes se proponen una serie de pasos:

• El primer paso para cambiar las creencias limitantes es detectarlas. Una vez identificadas, se busca la formulación que provoca los sentimientos negativos de forma clara. Observemos como reaccionamos, ¿qué sentimientos despierta?, ¿Quizás irá, tristeza, desesperación, impotencia?.

• El segundo busca en tu vida una situación en la que verdaderamente te hayas sentido bien. Imagina esa situación tan intensamente como puedas y en cuanto notes que crecen los sentimientos positivos, ancla este estado en tu recuerdo.

Desarrollar la confianza

Tener poca autoconfianza es tener una imagen de uno mismo en la que falta algo importante: la confianza. Cada persona tiene una imagen que interpreta como referencia para su valoración personal, formada de una combinación de imágenes, sonidos, movimientos, sentimientos. Por lo tanto, de lo que se trata es de obtener una imagen positiva de uno mismo para aumentar la autoconfianza. Para ello, se proponen los siguientes pasos:

• Visualizar la imagen actual de uno mismo de forma asociada. Construir una imagen de uno respecto a cómo se percibe. Es importante que prestemos atención a la percepción del cuerpo, la postura, los comentarios en los que nos describimos.

• Visualizar la imagen de forma disociada. En este paso nos distanciamos de esa imagen, salimos de ella y nos observamos cómo una persona ajena: ¿Cómo nos vemos? ¿Qué diferencias observamos con la imagen del primer paso?

• El tercer paso es visualizar una “copia” de la imagen propia disociada y modificar positivamente aquellos aspectos que sean menos agradables. Luego tratamos de conseguir que nuestra imagen sea más agradable aún, experimentando hasta que no encontremos nada que haga la imagen más agradable.

• El cuarto paso es incorporar la copia modificada de nuestra imagen disociada a la imagen asociada, es decir, hacer que la imagen que hemos creado sea la nuestra, la que nos defina.

Una modificación tan sencilla de la propia imagen, a través de las técnicas de PNL, sienta las bases para la autoconfianza, la autoestima y la autoconciencia. Mientras esa imagen siga siendo negativa, no tendremos una representación ajustada de la propia personalidad para poder apreciarnos a nosotros mismos.

Sé que esto que explico parece muy complejo, pero solo se trata de una especie de relajación visualizando lo que te he contado.

Un consejito de cómo lo hacia yo, escribía paso a paso cada punto que he explicado mientras lo visualizaba y luego me grababa la voz en la grabadora del móvil y hacia la relajación visualizando a su vez todo lo que contaba, me auto-guiaba.

Funciona, eso si debes hacerlo durante 21 días seguidos mínimo para que notes los resultados.

¿Consideras que la PNL es una buena herramienta para mejorar la autoestima? ¿Qué otras estrategias propondrías?

Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario más abajo.

NAMASTÉ.

 

Share via
Copy link